Buenos Vecinos 2, cuando las chicas atacan

3

Hacer reír no es fácil, es por eso que, normalmente, hablando de cine, es mucho más rentable un drama que una comedia, en especial, si tomamos en cuenta la opinión de los críticos, que muchas veces solemos ser más duros con estas si no alcanzan un adecuado estándar de calidad, además de que el humor estadounidense muchas veces no es de fácil comprensión para otros países, que suele ser más comedia negra o plagado de gags y pastelazos, pero hace 2 años, se estrenaba “Buenos Vecinos” con Zac Efron y Seth Rogen, la cual obtuvo resultados “adecuados” como para que ahora regresen con una segunda parte.

En la primera parte, Mac (Rogen) se enfrentaba, junto a su esposa Kelly (Rose Byrne) a una fraternidad que se instaló en la casa de al lado y que era liderada por Teddy (Zac Efron) y Pete (James Franco), para su mala suerte, ahora que intentan vender la casa para irse a vivir a una más grande, una sororidad de chicas alocadas, llegara a hacerles, tanto la venta como la vida imposible, una vez más.

4

Algo que aplaudo a esta segunda parte, es que pudo haber sido exageradamente fácil el mostrar a esta hermandad de chicas como sexosas y fáciles, cosa que se prestaría fácil para la comedia, pero dentro de todo estilo cómico, muy a la Seth Rogen, se esconde un interesante discurso femenino, donde las chicas pelean no por su derecho a la fiesta, si no por tener el derecho de hacerlo como ellas quieren, ya que las sororidades tienen prohibidas las mismas, y en las fraternidades siempre son tratadas como “objetos”, cosa que ellas no aprueban.

Chloë Grace Moretz se incorpora a la comedia como la líder de estas chicas de una manera bastante afortunada, logrando un tono tan divertido como el establecido en la primera, pero sin discusión, es Zac Efron, quien dentro de su papel de “niño lindo tonto” logra sacar las mejores risas de la cinta, asi como muchos de los chistes de gases, sexo y fluidos que podemos esperar.

Una cinta para ver con el cerebro pagado y disfrutar durante el fin de semana, sin expectativas de ver una obra maestra.

1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.