Dos Tipos Peligrosos… comedia y acción al más puro estilo setentas

Dos Tipos Peligrosos

Situada en Los Angeles en los años 70’s, la trama cruza los caminos de un golpeador a sueldo, Jackson Healy (Russell Crowe) y del detective privado Holland March (Ryan Gosling), después de que el suicidio de una actriz porno desencadene una complicada serie de eventos.

March acepta investigar el caso después de que la tía de la víctima alegue haberla visto con vida en su casa, aun después de anunciado su deceso. March y Healy terminaran en medio de una conspiración que involucra a la industria automotriz y a algunas ramas gubernamentales.

¿Existe alguien a quien no le gusten las “buddy movies”?  Ese tipo donde cintas donde (ya sean policías, investigadores, etc) con las formas de ser y actitudes más diferentes que puedan existir, se deben unir para resolver algún caso y al final terminan forjando una buena amistad, y en esta ocasión, un detective privado deprimido por la muerte de su esposa y un matón a sueldo que se recupera de su alcoholismo son en verdad una dupla ganadora.

tipos3

La cinta logra una parodia del cine (y también de las series) de los años 70, excelentemente ambientanda en cuanto a vestuario, música  y con un par de protagonistas que en ningún momento intentan ser los héroes de la historia, pues son borrachos, violentos, despistados y hasta se llegan a creer invencibles, y si, a pesar de estar situada hace años, la acción y el tipo de humor que maneja (obviamente negro y mucho físico) se adapta de muy buena manera a la actualidad.

Shane Black, director de la cinta, hasta el momento, tiene una de las mejores películas del año, demostrando que puede regalarnos algo tan bueno en materia de comics como lo es Iron Man, a una cinta irreverente, subida de tono y políticamente incorrecta, con un par de personajes que se vuelven entrañables y de los que, si en un futuro, nos plantean la idea de que se hagan más películas sobre ellos (o hasta una serie) aceptaríamos encantados. Una verdadera carta de amor al cine de antaño.

Si le encontrara algún pequeño detalle, sería que por momentos se llega a sentir un poco larga, pero es lo suficientemente divertida y llena de acción como para que eso no importe ni incomode.

¡Dos Tipos Peligrosos no es tanto una recomendación como una obligación! ¡No se la pierdan!!

Dos Tipos Peligrosos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.