Él Bebe de Bridget Jones… Llegar con gracia al final

bj2

Lo más sencillo y obvio para comenzar este escrito es decirles… si NO son fans de Bridget Jones y sus locuras de mujer traumada, eviten esta película a toda costa, pues se van a aburrir mucho, en cambio, sí lo son, vayan a verla, en ningún momento se sentirán decepcionados.

No es raro toparnos con terceras partes de sagas famosas, y bien Bridget Jones, para un buen cumulo de féminas, se ha convertido en una película de cierto culto, por su comportamiento alocado y diálogos dignos de Laura Quiñones (la niña gordita de “Carrusel”) que han llevado a buen puerto, cuando menos, la primera entrega de la saga.

Lo primero que pesa sobre la cinta, es el tiempo, que bien dice no pasa en vano, y el rostro de Renée Zellweger es digno testigo de ello (aunado a las varias no muy bien logradas cirugías que tiene), a pesar de que todo esto termina por no importar, pues también para Bridget el tiempo ha pasado, sin perder su esencia cómica/enamoradiza que tanto gusta a su público (aun con ese acento de hillbilly inglesa).

bj4

Y como al parecer no pueden alejarse un poco del mismo estilo de historia que han llevado todo este tiempo, Bridget se ve una vez más divida entre dos amores, su eterno Mr. Darcy y el millonario empresario Jack Qwant, al no saber de cuál de los dos es él bebe y que será el motivo por el que estarán detrás de ella toda la cinta, dando vida a este nuevo personaje el famoso Patrick Dempsey, quien obtuviera fama como “rompecorazones” tras interpretar al Dr. Derek Shepherd (el famosísimo “McDreamy) y que de buena manera imprime un poco de frescura a la historia al quedar fuera el personaje de Daniel Claver (Hugh Grant). Encuentros y desencuentros serán una vez más las razones por las que Bridget no encontrara un punto de equilibrio en su vida, eso sí, con una enorme panza de embarazo.

El misterio de la paternidad, asi como las especialmente buenas actuaciones de Colin Firth y Emma Thompson son las que le dan un brillo especial a la cinta, con su ironica serenidad, muy al estilo de la comedia britaniza, que son motivo de las sonrisas provocadas en el espectador

Si eres fan de las comedias románticas y de Jones, la amaras, sino… mejor ni te molestes.

bj3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.