Latidos En la Oscuridad… convierte tu vida en una pesadilla

el

Imagínate el siguiente escenario… Eres un ladrón de poca monta que roba casas cuando la gente deja sus coches en Valet Parking donde trabajas, aunque cuando los clientes son personas amables y tranquilas, prefieres no perjudicarlos, vamos, no eres un maldito inescrupuloso, solo quieres ganar un dinero extra… de manera deshonesta.  Pero una noche, llega un cliente odioso y prepotente que te trata como basura por no ser rico como el, entonces decides, con todo gusto ir a robar su casa. Todo parece estar saliendo a pedir de boca y al parecer ganaras mucho dinero con este robo hasta que… descubres que en un cuarto que cuenta con bastante seguridad, tiene a una chica secuestrada en bastante mal estado y que tiene pocas posibilidades de escapar por su cuenta… ¿la ayudarías a escapar a pesar de que ya casi tienes que ir a entregar el coche y pueden descubrirte? ¿o la dejarías e intentarías solicitar ayuda?

Latidos en la Oscuridad (Bad Samaritan por su título en inglés) plantea esta encrucijada donde participan David Tennant como Cale Erendreich, el villano de la cinta, Robert Sheehan, como Sean Falco, el héroe ladrón de la cinta, junto a Carlito Olivero y Jacqueline Byers, dirigida por Dean Devlin (director de la mega fallida GeoTormenta).

La película es demasiado sencilla en su tratamiento, y simplemente refleja el como tomar malas decisiones puede conducir a peores resultados, los personajes nunca tienen un desarrollo y son bastante planos, nunca logran adentrarnos realmente en sus psiques o en ver que tengan cierto grado de desarrollo y/o crecimiento, realmente planos, aunque una película como esta no es que necesite mucha profundidad en su tratamiento, y bien podría tomarse como una película palomera y para pasar el rato, pero es esa simpleza de guion la que hace que las casi dos horas de duración de la misma, se sientan como tres… créanme que unos 20 minutos menos la habrían beneficiado mucho, y le hubieran permitido ser mucho más ágil e interesante.

 

 

No puedo negar que David Tennant es una actor fabuloso, y como villano lo es aún más, pero en esta ocasión, su “psicópata”, tiene la explicación e intenciones mas absurdas del mundo, y es de esos personajes que hasta los errores son calculados, terriblemente calculadores e inteligentes (al punto de lo ridículo), lo que llegan a ser momentos de tensión que pudieran ser interesantes, terminan siendo demasiado largos y vacíos, por lo que llegan a perder la sorpresa que pudieran causarnos y no llegan a tener un verdadero peso emocional dentro de la historia.

Quien sí, al menos para mí, roba completamente la película con las escenas que tiene, es Byers como la chica secuestrada, y que definitivamente tiene la mejor de las escenas de la película casi al final de esta, pero pues resulta imposible que todo el peso de un proyecto como este recaiga en los hombros de un personaje que tiene mínima participación.

Entretenida por momentos, somnífera en otros, es ideal para los cinéfilos que les encanta estarles gritando a los personajes en la pantalla “¡No entres ahí¡¡No seas tonto no entre… Ash ya entro!”, por que fuera de eso, pasara sin pena ni gloria dentro de la historia del cine.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s