Review de “Rocketman”… The Bitch Is Back!

Justo cuando pensamos que estamos por presenciar una cinta biográfica mas, los primeros minutos nos demuestran que estamos totalmente equivocados, pues lo primero que vemos es a Elton John (magistralmente interpretado por Taron Egerton) con uno de sus extravagantes disfraces, en esta ocasión, el de un demonio alado anaranjado, entrar a un grupo de rehabilitación, donde se confiesa alcohólico, cocainomano, adicto al sexo, a las compras, bulímico y mucho más. A partir de ese momento, la historia de su vida se convierte en un flashback lleno de extravagantes números musicales (donde se debe advertir que el orden de sus canciones no es canónico, es simplemente como se van acomodando con la historia), donde podemos verlo elevarse, asi como a su publico, al ritmo de “Crocodile Rock” durante su primera presentación en el famoso “Troubador” de Los Angeles, declararse amor con su agente John Reid (Richard Madden) al ritmo de Honky Cat o al muy sentimental “Goodbye Yellow Brick Road” mientras que Bernie Taupin (Jamie Bell) se da cuenta de la forma en que su vida ha cambiado), entre otras.

Esta “opera rockera” del director Dexter Fletcher gira en torno a una importante pregunta que Elton (o en ese momento, su verdadero nombre, Reginald Kenneth Dwight) hace a su osco padre: “¿Cuándo me vas a abrazar?” pues es esa falta de afecto la que mas afecta su vida, entregándonos así a una gigantesca estrella de la música, que en verdad no es mas que un pequeño y tímido niño que toda su vida, lo único que ha suplicado es “quiero amor, pero es imposible” que debe aprender a conducirse con la confianza que una estrella de rock debe tener para enfrentar a su publico. Y es precisamente el que sus canciones no tengan que seguir una línea temporal, así como el hecho de ser una biografía “mágico-musical” lo que permite que problemas de autenticidad a la hora de tratar la vida de Elton no tengan los mismos problemas que Bohemian Rhapsody (si, ya se que la aman, eso no quita que la cinta como tal sea mediocre, y si, soy muy fan de Queen, eso no tiene nada que ver) convirtiéndola en un inmediato éxito surrealista.

Sexo, drogas y Rock & Roll se combinan con el teatro Vaudeville, en este biopic del escritor Lee Hall (Billy Elliot), donde la misma estrella se convierte en nuestro “narrador informal” de una tragicomedia llena de escandalosos vestidos (gran trabajo del diseñador Julian Day) mientras intenta encontrarle sentido a la vida. Obvio, nada de esto podría ser posible no solo por la gran interpretación de Taron, si no por el hecho de que sea él quien interpreta todas las canciones, imprimiendo así su propio sello, y haciendo completamente suyo el papel… no queda duda alguna, que, en ese momento, él es Sir Elton John.

Y si podemos referirnos a que esta película pudiera ser una película de amor, tampoco estaríamos equivocados, pues queda muy enaltecido ese sentimiento (obvio no referimos a uno sexual y/o amoroso, si no eterna amistad y hermandad) entre Elton y Taupin, quien ha sido pieza clave para su éxito desde el principio, y no por nada, es a él a quien dedica la que a mi parecer es su mejor canción… “Your Song”.

“Rocketman”, es una película que de principio a fin te involucra en la vida del cantante, te emociona al punto de querer levantarte a cantar y aplaudir cada una de sus interpretaciones y a sufrir con cada una de sus caídas, y así, como los asistentes del Troubador, a volar con la magia de este legendario músico, que, puede presumir, tiene exactamente el biopic que se merecía.

Mientras tanto… yo sigo volando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s