Review de “El Rey León”… Un viaje de regreso a mi infancia

Vida y muerte, leones y hienas, amor y odio, son los elementos que componen una de las historias mas famosas y bien logradas en la historia de Disney, por lo que “El Rey León”, era la obvia candidata a recibir el “makeover” foto-realista que ya habíamos visto con “El Libro de la Selva”, y vaya que se convierte en toda una belleza, en la que de pronto pudiera parecer que estamos viendo un documental de algún canal sobre la naturaleza, en el que pareciera imposible pensar que las mandas de cebras, elefantes, y antílopes que recorren la sabana para llegar a la presentación del pequeño príncipe Simba en Pride Rock  junto a su padre, el rey Mufasa, sean completamente generados por computadora. Y por momentos se siente mas real que muchas otras películas.

La escena de apertura, tras verla tantos años después, y bajo esta nueva perspectiva, nos demuestra como es que esta historia se convirtió en un clásico instantáneo, alistándonos para la gran cantidad de sensaciones (al menos yo si estaba de vuelta en 1994 viéndola por primera vez junto a mi mamá y hermana en ese momento) que estaremos por sentir, acompañada obviamente de la música de tres genios, Elton John, Hans Zimmer y Tim Rice.

La nueva versión de Jon Favreau, se permite ser mucho mas divertida que la original (si, ya se, muchos van a decir que estoy loco, y no, no la hago menos o digo que es mejor), a pesar de que se permite realzar los temas sombríos de la historia. Dentro de todos los remakes “live action” (aunque a este yo lo llamaría mas una “re interpretación visual”) este es el que se siente mas seguro y menos arriesgado, por lo tanto, el mas funcional, cumpliendo con la famosa frase de “si no esta roto no lo arregles, pero pudiéramos agregarle “solo mejoralo”.  La historia original es tan buena, que esta solo necesita agregar un par de escenas mas, adaptar dos o tres diálogos y un par de canciones mas, por lo que no debemos pensar en ella como una “re-imaginación” del clásico como lo fuera la versión de Broadway, es nada mas y nada menos que la oportunidad de verla con nuevos ojos (piensen en que compraran la película en una versión ultra super mega HD edición extendida).

James Earl Jones es el único actor que regresa de la cinta original (vamos, ¿quien podría sustituir esa voz?) como Mufasa para enseñar sobre el ciclo de la vida al pequeño Simba (JD McCrary) y sus responsabilidades como futuro rey, mientras que su malvado y resentido tío Scar (Chiwetel Ejifor) hace todo lo posible por obtener el trono que él esta convencido que le pertenece, aunque esto signifique aliarse con las desagradables hienas, lo que nos lleva desde una persecución de las hienas al pequeño Simba dentro de un apretado túnel en el cementerio de elefantes, a la inminente muerte de Mufasa en el desfiladero durante la estampida, y créanme… van a llorar tanto o mas que la primera vez.

Pero después de toda la tragedia, llega el par que en verdad se roba la película… ¡Timon y Pumba! Un tanto mas divertidos que en la versión anterior, las voces de Billy Eichner y Seth Rogen son de las mejores decisiones de casting que tuvo esta película, y quienes nos hacen recordar, una vez más, que “la vida no tiene sentido y no tiene caso preocuparnos por nada”, así como saber que no hay nada mas importante que la buena amistad. ¡Hakuna Matata!.

Después toca el turno de las voces de Donald Glover y Beyoncé como Simba y Nala respectivamente, siendo su momento cumbre el escucharlos cantar “Can You Feel The Love Tonight?”, y sin necesidad de discursos sobre empoderamiento femenino, la famosa “Queen Bey” le imprime una especial fuerza a su personaje que se agradece sea tratado de forma tan natural, dejando de lado esas presentaciones forzosas que se han popularizado en los últimos años (su canción “Spirit” entra bastante natural).

Cuando comencé a leer las criticas de los primeros en verla, tuve un poco de miedo al ver que varios la consideraban “vacía y sin alma”, casi como si su mera existencia fuera un crimen contra la humanidad, por lo que creo que les urge a esas personas una fuerte dosis de “Hakuna Matata”. En verdad les prometo que la van a disfrutar, van a revivir grandes momentos y volverán a cantar las canciones (y por dios, por lo que mas quieran, no se distraigan un segundo de la escena donde Timon y Pumba hacen de carnada para las hienas ¡PRICELESS!)

Entren al cine a ver esta belleza, siempre con la idea de que, todo lo que están viendo, es una maravilla completamente generada por computadora. ¡ÉXITO SEGURO! ¡EL CLÁSICO TIENE NUEVA VIDA!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s