Yesterday… sin Blackbird, sin Sgt. Pepper… sin Let It Be

No es fácil imaginar este mundo sin la influencia de los Beatles, de hecho, es algo que ni siquiera me gustaría pensar… no tendríamos uno de los mejores temas para las películas de James Bond (Live and Let Die), no tendríamos un concierto por Bangladesh que hubiera inspirado a crear “Live Aid”, no tendríamos a un Charles Manson inspirado por Helter Skelter (bueno, eso probablemente hubiera sido bueno), pero en pocas palabras, no tendríamos a un grupo que habría influenciado al rock de la manera mas importante posible (habría quedado Elvis en USA, pero al bien termino abandonando la música para probar suerte en la actuación). Esa es la premisa bajo la que existe “Yesterday”, escrita por Richard Curtis y Jack Barth, y dirigida por Danny Boyle, donde exploramos un mundo donde los Beatles nunca existieron.

 Jack Malik (Himesh Patel) es un músico sin suerte, mientras trabaja en una bodega, tiene grandes sueños de convertirse en una super estrella, por lo que pasa sus tardes y fines de semana con su guitarra tocando en pubs y en tocadas organizadas por su manager/super fan/mejor amiga/enamorada platónica Ellie (Lily James), quien confía ciegamente en su talento desde que lo vio tocar en un festival escolar.

Pero una noche, después de sentirse decepcionado y estar decidido a abandonar la música, Jack sufre un accidente tras un apagón mundial, mismo que parece haber alterado tiempo, espacio, realidad y conciencia, llevándolo a un mundo donde el famoso “Cuarteto de Liverpool” nunca existió. Pero, de manera extraña, el si puede recordarlos así como a sus canciones, por lo que este músico venido a menos, de pronto será el poseedor de muchas de las canciones mas famosas de la humanidad, cosa que pronto lo convertirá en el mejor canta-autor que el mundo haya conocido.

Uno de los grandes puntos a favor, es que la historia te permite ponerte en un lugar donde puedes sentirte como si estuvieras escuchando estas magnificas canciones por primera vez, consciente de que estas viviendo un momento importante de la historia musical mundial, como mudo testigo, y eso trae consigo una carga emocional importante, y que, sin embargo, se siente plagada de cierta melancolía de pensar en ese “lo que pudo ser”, además de estar llena de referencias a la historia de John, Paul, George y Ringo, sus discos, y de como se comportaría la industria musical con ellos en estos días (olvídense de tener nunca un “Album Blanco”).

Plagada de risas y momentos que erizan la piel (como escuchar a Jack cantar por primera vez “Yesterday” y ver a sus amigos que no dan crédito a lo que están escuchando, o verlo desesperadamente intentar recordar la letra de “Eleanor Rigby”) además de la fabulosa participación de Ed Sheeran, quien comienza siendo quien descubre a Jack y lo ayuda a lanzar su carrera, para terminar sintiéndose celoso del “gran talento” de su protegido, quien puede componer las más grandes canciones en segundos (cosa que lo lleva a intentar sabotear “Hey Jude”).

Si, probablemente la historia puede tener fallos (como tal vez analizar que a ciertas canciones que en su tiempo no fueron grandes éxitos, probablemente ahora pudieran serlo), por momentos puede caer en ser extra melosa (yo no me quejo), pero finalmente esta no es mas que una manera de rendir cierto homenaje a cuatro chicos que hace ya varios años, iniciaron un movimiento música que sacudió a la humanidad, de una manera tan grande, que esta de mas decir, que sus canciones ya no son de ellos, son himnos que le pertenecen al mundo entero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s