Review de “Sr. Link”… la sutil diferencia entre hombre y bestia

 “Sr. Link” (“Missing Link” o “El Eslabón Perdido” por su titulo en ingles), es una comedia de amigos del siglo XIX, en una aventura, que involucra a un famoso explorador ingles y a un Pie Grande, el quinto largometraje de los magos de la animación stop motion, Laika (Coraline, Boxtrolls) y que no solamente es visualmente espectacular, si no que también es una historia intima, de esas que saben conectar con su publico, con el añadido de no estar creada con CGI.

 Hugh Jackman es el encargado de prestar su voz al heroico Sir Lionel Frost, un aventurero cuya misión es confirmar la existencia de mitos y monstruos, en una época, donde se consideraba aventurero a aquellos hombres adinerados que podían viajar a tierras lejanas para simplemente matar animales con sus costosas armas para poder exhibirlos, pero el hecho de que Sir Lionel este mas preocupado por realmente descubrir algo importante en sus viajes, no lo convierte en un tipo inherentemente bueno, es un solitario al que le falta madurar en muchos aspectos y que no tiene empacho alguno en utilizar dinero y favores de otras personas, y que esta dispuesto, de una u otra manera, a utilizar a Sr. Link para sus propios propositos (curioso que en muchos aspectos es muy infantil, y es el primer héroe adulto de Laika).

Apenas después de tener una interacción poco afortunada con el Monstruo del Lago Ness (Nessie para los cuates), nuestro protagonista no tarda en toparse con el personaje titular, un peludo y amigable gigante que habita en los bosques del Pacifico Noroeste. Su determinación por encontrar a la legendaria criatura, viene cuando recibe una carta que le indica como encontrarlo, misma que resulta haber sido escrita por el mismísimo “Sr. Link” (con la voz de Zach Galifianakis), y que de manera sorpresiva, es bastante educado, todo un autodidacta que aprendió el idioma observando turistas, y quien le pide a Lionel que lo lleve al Himalaya para encontrar la ciudad perdida de Shangri-La, donde viven los legendarios Yeti, sus primos, para poder vivir con ellos, ya que, el es el ultimo Pie Grande y ya no quiere estar solo.

Es así como este inusual par emprende esta alocada aventura, mucho mas grande de lo que Lionel tenia pensado, y que como primera parada los lleva a Nuevo México para pedir (robar) un mapa que necesitan, pero que esta en manos de su ex-novia Adelina Forthnight (Zoe Saldana), quien obviamente pasara a ser parte de la expedición, mientras son perseguidos por Willard Stenk (Timothy Olyphant), un malvado explorador / asesino a sueldo, contratado por Lord Piggot-Dunceb (Stephen Fry), presidente del Optimates Club, grupo privado de aventureros al que Sir Lionel desesperadamente desea pertenecer, cosa que Lord Piggot esta dispuesto a impedir a toda costa.

La cinta rápidamente encuentra su centro de balance, al tener a este par tan disparejo en una situación de pareja cómica, donde estos nuevos improbables amigos se meten en muchas simpáticas y ridículas situaciones, llenas de trampas, peligros y malentendidos entre ellos (la mayoría se dan especialmente cuando Sr. Link tiene problemas para entender los sentidos figurados).

Chris Butler, director y escritor de la película, nos regala esta historia con un sabor retro, que se ocupa de y procura mucho a sus personajes, la atmósfera, y las locaciones que visitan, con un detalle impecable (una de las secuencias mas sorprendentes es la de una pelea en un barco a mitad de una tormenta), y el hecho de que en ningún momento se apresura a nada, brinda el tiempo necesario a cada lugar para poder apreciarlo, además de dar la sensación de que sabe que el viaje que realizan no es nada sencilla, y que en aquellas épocas, les habría tomado mucho mas llegar a su destino, ademas, con todo el trabajo que les tomo dar forma a tan bellos paisajes ¿ no es como para utilizarlos lo mas posible?

A diferencia de las animaciones de hoy en día, Sr. Link es una experiencia mucho mas táctil, que si bien no tiene esa sensación de videojuego que no puede faltar hoy en día, así como las referencias actuales, nos regala mucha mas profundidad en cuanto a su trama, y se nota en la composición y construcción de cada uno de sus cuadros, mismos que podrían verse una y otra vez para poder apreciar todo su trabajo escultural.

Sr. Link, como sucede con las películas de Laika, nos deja menos con la sensación de haber visto una película animada y mas con la de haber leído un libro “pop-up” que cobra vida, con complicados dioramas, que, si bien no nos regala una historia donde se tenga que salvar al mundo de una inminente destrucción, tiene el cometido de mandar a todos los asistentes a la sala con una enorme sonrisa de oreja a oreja.

Y hagas lo que hagas… ¡no menciones a la gallina!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s