Review de “El Irlandés”, el próximo gran hitazo de Netflix

Los personajes de Robert DeNiro generalmente comparten ciertas características, suelen se hombres endurecidos, que tal vez, de primera impresión, pudiera parecer poco interesantes, pero cuyas vidas privadas casi nadie conoce, y que tal vez son un misterio hasta para ellos mismos. En esta ocasión, y una vez mas bajo el mando de Martin Scorsese, en una historia adaptada por Steve Zillian (La Lista de Schindler) del libro de Charles Brandt “I Heard You Paint Houses”, toma el papel de  Frank “El Irlandés” Sheeran, y durante tres horas y media, en una cinta que nos lleva de la tristeza a la violencia, pasando por uno que otro momento cómico, conocemos su participación en los hechos que desencadenaron en el asesinato del líder sindical Jimmy Hoffa (Al Pacino), con quien llego a forjar una gran amistad.

En esta película, se sienten de manera colectiva, no solo los años de actuación de DeNiro, si no que se suman los de Pacino y los de Joe Pesci, a quienes podemos ver rejuvenecidos en los flashbacks de la historia, así como super envejecidos cuando llegamos a las partes mas actuales del relato. Obviamente, también cuentan los años de experiencia de Scorsese, quien ahora nos regala una historia de mafiosos un poco mas contemplativa, meditativa, en el que si bien damos varios saltos a través de distintos momentos en la historia, el manejo de la narrativa, le da una sensación bastante gentil.

Abrimos la cinta recorriendo los pasillos de una casa de retiro, donde encontramos a Frank, sentado en una silla de ruedas, visto desde atrás, tan solido como una piedra, tanto, que bien podría estar muerto. Al llegar la cámara frente a el, vemos sus rasgos, su cara delineada por los años, el cabello blanco y los ojos nublados, comienza a hablar y, sin que sepamos a quien esta contando la historia, su voz se convierte en la narración del filme, el relato de este anciano es la historia que estamos por conocer, y nos da mucho campo de acción,una intersección entre política y crimen, mafia y gobierno, desde la llegada de Castro al poder en Cuba, los intentos de la CIA por derrocarlo, el asesinato de Kennedy, así como las distintas guerras mafiosas que se ha suscitado en Estados Unidos. Pero eso es parte del background, pues realmente es una historia sobre vida, perdidas, pecados, arrepentimientos, y como a veces, aunque seas parte de un momento importante en la historia del mundo, y hayas ayudado a que suceda, puedes llegar a sentirte como un objeto meramente pasivo.

Si la historia de Frank es de fiar (y varias fuentes históricas dicen que no) este tuvo participación directa en varios momentos importantes de la historia del país del norte, el nunca deja de presentarse como una figura secundaria, como si negara a que todo esto lo definiera o nos dijera algo sobre el, y a pesar de ser capaz de generar eventos bastante violentos, el se siente cómodo jugando un rol de fondo dentro del mundo criminal, siendo el apoyo de los “mas capaces y excéntricos”, como si el en verdad nunca entendiera todo lo que esta sucediendo a su alrededor, y como si su participación en cada uno de los eventos que se le presentan, fueran por la simple coincidencia de encontrarse en cierto lugar en cierto momento, como si careciera de libre albedrío.

Para una película de tres horas y media, parece raro pensar que pueden haber personajes cuyos roles no se logre dejar completamente claros, cosa que pasa con la mayoría de los personajes secundarios, como el jefe de la mafia Angelo Bruno (Harvey Keitel), Felix DiTullio (Bobby Cannavale), y el abogado de la mafia Bill Bufalino (Ray Romano), todos presentes, todos con injerencia en la historia, pero no siempre sencillo el entender su rol dentro de la narración fuera de compartir algunas escenas con los personajes principales, siendo el mejor, y obvio el mas importante, el gran Joe Pesci (en un impresionante regreso al mundo del cine) como el mentor de Frank Russell Bufalino (personaje calculador y controlado a diferencia de los personajes a los que nos tenia acostumbrados).

“El Irlandés” confirma a Scorsese como uno de los mejores directores sobre cine de crimen de la historia, y a DeNiro como uno de los grandes protagonistas (conste que no los posiciona, simplemente nos lo vuelve a confirmar). Sus grandes interacciones con Pacino y Pesci son precisas y bellamente editadas por Thelma Schoonmaker, llenándonos una vez mas con frases citables (ya aplicarán en algún momento el “Es lo que es”), y grandes momentos que permanecerán por siempre en la historia del cine.

Para cuando termina la película, no sabremos que pensar realmente sobre Frank o toda la historia que nos acaba de contar, y de hecho, creería que no se espera que lo hagamos, simplemente quiere que nosotros mismos tengamos nuestro propio juicio y conclusiones cuando no nos entrega el verdadero significado de todo lo ocurrido. La tradición de contarnos la historia del bajo mundo del crimen sin explicarnos si es que condona o no sus acciones se mantiene, por el simple gusto de contarla y en momentos sorprendernos con su violencia.

“El Irlandés” es uno de esos largos viajes que todo mundo necesita experimentar tarde o temprano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s