Review de “Huérfanos de Brooklyn”… un nuevo cine Noir en todo su apogeo

Para su segunda occasion como director, Edward Norton tomo un camino bastante arriesgado, al alejar su visión de la película “Huérfanos de Brooklyn” del material original, obra del escritor Jonathan Lethem que tiene como protagonista a Lionel “Brooklyn” Essrog (Norton), un detective increíblemente inteligente pero con Síndrome de Tourettes, cosa que de pronto dificulta mucho su trabajo, y que tiene que hacerse pasar por reportero para investigar el asesinato de su jefe y figura paterna Frank Minna (Bruce Willis) quien, junto a otros  chicos, lo saco del orfanato católico en el que se crió y lo entreno para seguir sus pasos en la profesión. Mientras intenta descubrir que paso realmente con Frank, Lionel comienza a desenmascarar una enorme conspiración que impulsa la gentrificación de la ciudad de Nueva York, y aquí es donde se nota uno de los cambios mas grandes, pues la novela original se desarrolla en 1980 Norton la transporta a 1959 para poder darle este tratamiento mas de clásico detective de gabardina y sombrero cosa que aún no decido hace que el filme sea atrevido o mal orientada (si no esta roto no lo arregles), además de fusionar la obra con la biográfica de Robert Moses (escrita por Robert Caro), personaje con el que crean al villano Moses Randolph (Alec Baldwin), un poderoso urbanista y autocrata, y que esta basado en Robert Moses, que sin tener un puesto en el gobierno en el que hubiera sido elegido por el pueblo, y que se dedica a destruir barrios pobres para convertirlos en lugares mas accesibles para los autos y la creciente urbanización, sacando de sus casas a miles de trabajadores y residentes de escasos recursos, en su mayoría, gente de color.

La cinta termina teniendo un muy interesante ingreso al genero Noir, muy al estilo de “Chinatown”, donde los chicos rudos con sombrero, usualmente detectives honestos enfocados en encontrar la verdad, comienzan a investigar entre criminales, para poco a poco ir subiendo por la escalera social, para finalmente enfrentar a todo poderoso, millonario y culpable del infortunio de todos los involucrados, al cual parece no hay posibilidad alguna de vencer, pero si de herirlo suficiente como para que te deje en paz. Y como en este tipo de historias no puede faltar la chica en desgracia a la que hay que salvar (es en los 50’s, calmen sus ansias de empoderamiento, suficiente hace la chava con ser una empedernida activista), tenemos a Laurie Rose (Gugu Mbatha-Raw), quien día a día pelea por los derechos de los Afroamericanos y su derecho a no ser desplazados de sus hogares, y con quien resulta tener mucho mas que ver con nuestro héroe de lo que ellos podían pensar, logreando de manera correcta que no se convierta en meramente un distractor de “enamoramiento” y un recurso para obtener información, creando así un personaje real, que tiene un verdadero interés por cuidar a su comunidad. Una muy estilizada pieza de misterio de época y un tutorial que nos explica como el racismo, la corrupción, y el exilio de las clases sociales mas desprotegidas, siempre ha sido parte del modo de vida de la comunidad americana.

Acompañando de muy buena manera a Norton en el cast, tenemos a otros personajes que complementan la historia, Julia, la esposa de Frank (Leslie Mann), los compañeros de orfanato y colegas de Essrog (Dallas Roberts, Ethan Suplee y Bobby Cannavale), los habitantes de Brooklyn (el trompetista interpretado por Michael K. Williams, el dueño del club y veterano de la Segunda Guerra Mundial a quien da vida Robert Wisdom), así como a un monstruoso secuaz de los “malos” (Radu Spinghel) que se dedica a propinar sendas golpizas a diestra y siniestra.

Tal vez un par de las cosas con las que mas sufre la película, es el tener un villano sin escrúpulos, pero algo plano, del que es innegable que Alec Baldwin usa al siempre criticado Donald Trump como inspiración (solo hay que escucharlo expresarse de la gente de color y de las mujeres) y el hecho de que dos horas y media son demasiado para contar esta historia, causando que seguramente mucha gente en el publico, que no este acostumbrados a filmes como este, pudiera caer en un poco de desesperación, y este del tipo de historia de que el desarrollo del misterio es tan confuso y basto, y del que no tienes idea de que trata realmente hasta que no llega la ultima pista que une todo, que si te distraes un segundo, puedes no entender nada. Pero eso si, el cuidado de los detalles, el humor, las caracterizaciones, y la manera de presentar un material que no es nada sencillo, convierten a “Huérfanos de Brooklyn” en un verdadero placer, y que no tengo duda, tendrán a Edward Norton en las nominaciones al Oscar como Mejor Actor y Director.

Apasionada, inteligente y controlada son los mejores calificativos para esta película, un homenaje al cine de otra época.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s