Review de “La Maldición Renace”… pero ojalá no lo hubiera hecho

La muerte nunca será suficiente para los personajes de “La Maldición”, siempre se trata de descubrir que puede haber algo peor, una terrible venganza generada por una muerte rodeada de un gran enojo terminará con la vida de todos los que lleguen a estar cerca. “La Maldición Renace” es la cuarta cinta hollywoodense basada en la famosa serie de películas de terror japones “Ju-On”, del director Takashi Shimizu, y que funciona a manera de reboot/continuación de los primeros tres remakes (en ese nuevo espíritu de “no te ignoro pero tampoco te pelo” que tienen ahora estas nuevas versiones), pero lo único que nos viene a demostrar (y esperemos los productores así lo entiendan) es que esta franquicia, al menos en Estados Unidos ya esta mas que muerta.  

El director Nicolas Pesce no pudo alejarse del truco barato de intentar engañar al espectador al querer compensar la  falta de una buena historia al dedicarse a cortar la historia para, según el, contarla de forma no lineal (lo que hace que al final no se entienda un carajo), ademas de caer en los típicos clichés del genero, “jump-scares” como única fuente de sustos, figuras que pasan silenciosas detrás de nuestros protagonistas… fallando al intentar volverla mucho mas gore que sus antecesoras (que en ningún momento era mala idea) pero no lograndolo plenamente al momento de su ejecución (estos momentos nunca dejan de sentirse medidos), lo que decepciona con lo que pudo haber sido una buena manera de volver a empezar. Pero el peor de todos los pecados… haber eliminado a Kayako y a Toshio de la historia. ¡QUE DEMONIOS ESTABAN PENSANDO! Pues obviamente tener ahora sus versiones gringas… Fiona y su hija Melinda (la cual es demasiado tierna como para competirle a Toshio).

Si te preocupa no haber visto alguna de las versiones anteriores, no importa en lo mas mínimo, aunque es mejor tener un poco de conocimiento para poder entender el desbarajuste que presentan en especial al intentar explicar las conexiones como la casa en Tokyo al comienzo de la cinta, aunque no sirva realmente de mucho, ya que después, la terrible edición de la cinta complicara todo con su línea temporal convulsionada.

En esta ocasión, como lo señalaba, la historia no gira alrededor de una casa previamente embrujada, si no de una infección que se lleva de Japón a Estados Unidos para crear su propia maldición con sus propios fantasmas y cero del terror e interés que alguna vez logro darle a esta franquicia el honor de ser una de las mejores historias de terror de ese país. Todo termina convertido en una investigación obstinada por parte de la detective Muldoon (que por alguna razón no tiene nombre, solo apellido) y los intentos de su compañero, el detective Goodman de desanimarla de obsesionarse con esa casa, tras encontrar un cadáver relacionado con asesinatos previos ocurridos ahí.

La película se convierte en una ridiculez sin pies ni cabeza y una terrible oportunidad fallida de darle nueva vida a una interesante saga, donde el corrosivo poder del enojo, la muerte y el dolor son invocados.

No se desperdicien y vayan a ver algo mas interesante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s