Review de “El Baile de los 41″… bailando por su libertad

Mucho le debe el cine mexicano y su representación actual de la comunidad LGBTTTQI a varios pioneros que se atrevieron a darle cabida en sus historias y El Baile de los 41 no es la excepción.

Así que no, no nos confundamos, esta película no brilla por su innovación ni por su arrojo por un tema que ha tratado de verse reflejado de manera apropiada desde hace tiempo, pues atrás quedaron hace bastante, los 70 años de nuestro cine donde la homosexualidad, sus expresiones e identidades, era relegada a papeles secundarios muchas veces utilizados únicamente para darle comicidad a la narrativa de manera ridiculizada. Desde Ripstein con su “El lugar sin límites”, pasando por Jaime Humberto Hermosillo con “Las apariencias engañan” y otros nombres importantes como Julián Hernández, Roberto Fiesco y Rigoberto Pérezcano, solo por mencionar algunos, han sido grandes contribuyentes a tratar de darle un sentido serio y representativo al género.

Pero entonces, ¿por qué El baile de los 41?..Básicamente porque David Pablos, a quien ya habíamos visto abordar de forma muy humana un tema tan complicado como la trata de blancas en Las elegidas, se dio a la tarea de rescatar de la historia la primera vez en la que mediáticamente se habló de la homosexualidad en México.

El 18 de noviembre de 1901, durante el gobierno de Porfirio Díaz, ocurrió una redada policial en la colonia Tabacalera, más específicamente en la calle de La Paz, contra un grupo de “41 maricones” (así lo consigna el periódico con la viñeta satírica de Posada) que estaban llevando a cabo un baile en el que varios de ellos vestían como mujeres con elegantes vestidos, maquillaje y joyas. El hecho es importante, no solo por la clara violación a los derechos humanos que sufrieron posteriormente los detenidos y que desencadenó varios movimientos de liberación, vaya, hasta le fue dedicada una de las Marchas del Orgullo LGBTTTQI de la CDMX, sino porque, además, entre ellos, se encontraba el yerno de Díaz, Ignacio de la Torre y Mier (Alfonso Herrera), esposo de su hija Amada (Mabel Cadena).

En este contexto, Pablos nos presenta El baile de los 41 como pretexto para narrar la historia de Torre y Mier, quien en su carrera política se ve en la oportunidad de casarse con Amada Díaz, cosa que le viene muy bien cuando su padre es nada menos que el presidente; sin embargo, nunca cuenta con la aparición de Evaristo Rivas (Emiliano Zurita), un joven del que quedará enamorado y que pondrá en riesgo todo lo que ha construido cuando Ignacio comienza a fallar en su papel de marido.

Aunque en un principio la historia y su retrato de la homosexualidad en pleno porfiriato parece ser interesante y hasta cierto punto alentadora al tratar de presentar formas distintas de la masculinidad tan erróneamente arraigada en nuestra cultura, pronto falla cuando empiezas a darte cuenta que la anécdota bien podría haber sido un cortometraje y muy bueno. La transformación de Amada de joven inteligente, segura y devota esposa a mujer frustrada, desesperada y hasta emberrinchada comienza a cansar y el tono solemne que mantienen los personajes, aun en sus momentos más emotivos, deja de hacer sentido.

Quizá el papel mejor desarrollado y logrado sea el de Evaristo (Zurita), quien con inocencia y mostrando genuino amor se entrega a su relación con Ignacio y al mundo al que él lo va llevando y que le traerá las peores consecuencias en la película.

Una historia digna de mención por la importancia del hecho histórico pero que se queda corta al tratar de extender demasiado algo que podría haberse contado en menos minutos y de forma más representativa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s