Review del Snyder Cut de “Justice League”

El poster de este corte de “La Liga Justicia” se vería increíble si dijera “¡Poquito menos gacha que la original!”

Por eso es que Warner nunca aprobaría mi quote para el Snyder Cut de “Justice League”, un perverso y malicioso ejercicio experimental que sigue haciendo creer al fandom que las obras cinematográficas les pertenecen y pueden exigir de ellas lo que quieran (es el mismo hueco argumento como cuando la gente le grita a un policía “yo pago tu sueldo”) para llamar la atención (en USA) de la nueva plataforma HBO MAX) aprovechando la pandemia, y alimentar ese poco silencioso reclamo de arreglar lo que ellos consideraba estaba mal (me encanta que Warner primero le haya volteado la cara a Snyder, después le de presupuesto para “arreglar la cinta” y después le diga que de ahí ya no va a pasar) poder seguir su campaña en contra de Whedon, que se quejen o no, deberían estar agradecidos que entro al quite con las condiciones bajo las que lo contrataron (o sea, película empezada y ahora arréglala…) agregar dos horas de material extra para una película que fue un fracaso, y aun así tener una película mediocre.

DC esta muy clavado en su visión “obscura” de los personajes, pues sentían que necesitaban alejarse de la forma de hacer cine tan probada que Marvel había establecido, y al parecer (aun cuando vieron que la formula funciona con el éxito de “Shazam”) no se van a alejar de su fórmula, lo que te hace preguntarte… ¿Por qué Warner soltaría 70 millones de dólares para “rehacer” una cinta de hace cuatro años que fue una plasta en taquilla y hacer que dure cuatro horas? ¡Fácil! Se llaman “redes sociales” y “likes”.

No solo teniendo que ver con que el estudio no estaba contento con la dirección que estaba tomando la cinta bajo la tutela de Snyder (sobre quien ya pendía la espada de Damocles, después del su anterior fracaso y aún peor película “Batman V Superman”) y ni hablar de la terrible perdida que sufre el director tras el suicidio de su hija Autumn (RIP), razón por la que termina abandonando el proyecto, después aparece Joss Whedon, quien había cosechado buenos éxitos en Marvel y las primeras dos entregas de Avengers, a quien le toca recibir una cinta ya en etapa de postproducción, y es exigido a “hacer magia” para arreglarla… y todo para terminar siendo el chivo expiatorio de la productora, ganando una mancha en su expediente (las que vengan después son otro asunto y nada que ver con lo que estamos discutiendo), dando vida así, a una película que por mas que lo intento, simplemente no pudo. Fue ahí donde el fandom se dio a la tarea de popularizar y torturarnos durante varios años con su hashtag #ReleaseTheSnyderCut, hasta que lograron y le dieron las excusas perfectas a Warner de las que ya hablamos.

Aun con la enorme cantidad de escenas adicionales incluidas, la historia no cambia, seguimos teniendo a Batman (Affleck), Wonder Woman (Gal Gadot), Flash (Ezra Miller), Aquaman (Jason Momoa) and Cyborg (Ray Fisher) intentando convertirse en un equipo para salvar al mundo de Steppenwolf (Ciarán Hinds), quien cuenta con un nuevo look, bastante más vistoso (y con un casco que tiene exactamente la forma de su rara cabeza) y la amenaza latente de Darkseid, eso no cambia, y sigue siendo tan poco inspirado como lo fue al principio. Por cierto, recuérdenme nunca tomar una clase de historia con Gal Gadot / Wonder Woman, por que tiene la gracia de una piedra para contar las cosas.

En una nota positiva, si, las escenas ya no se ven “TAN” gachas como en su primera versión, lograron a muchas de ellas darles una nuevo brillo y vida, tiene más sentido que el corte original, varias escenas sin sentido o importancia desaparecieron (substituidas por otras) pero esa necesidad de rellenar y extender inútilmente una cinta con tantas escenas en cámara lenta es algo que nunca entenderé, y solamente le agregan paja a una cinta que de por si ya es un granero… ¡y tantas canciones! Para que necesitamos 10 minutos de las tres güeras cantándole su despedida a Aquaman mientras una se pone a olisquear pervertidamente su camisa, para después tener otra, con el mismo Aquaman, sumándole cámara lenta, en lo que se decide tirarse al mar (ademas, contaminando al tirar una botella), y peor aún, con una letra horrible. ¡Vamos chicos, esto es hábil, es rápido, es una maldita película de superhéroes!

Si, Snyder por fin logra su visión, pero nadie le ha dicho que antes debió haber ido al oftalmólogo… miren que seguir quitándole color a una cinta de por si obscura e intentando hacer más notoria la “grandiosidad” de su cinta, a costa de sacrificar el desarrollo de sus personajes. Ni siquiera logra conectar todos los puntos al intentar redimir la historia de Cyborg con su padre, la cual se queda en una serie de visiones que en ningún momento aportan nada a la historia, con todo y que ocupan buena parte de la cinta… bueno si, aportan a que dure mas tiempo. Aun así, dejamos todo tipo de textura, de sabor, de grandes momentos fuera del desarrollo y producto final.

Casi llegando al final de este escrito, puedo sentir los pensamientos del fandom DCita (¿DCnita? Nunca recuerdo bien como se hacen llamar, sorry) y Snydero, pensando en como asesinarme o torturarme por hablar mal de la película de su mesias, como masas asesinas de zombies sacadas de alguno de los peores capítulos de “The Walking Dead” (si recibí varias después de decir que Batman V Superman era una mugre), pero lo siento, nunca podre ser complaciente con un producto que no termina por preocuparse completamente por sus seguidores, quienes se ven obligados a tragar cualquier cosa que les den de comer… deberíamos darnos cuenta que, esta, junto a BvS son películas de personajes tan grandes y únicos, que lo que menos deberíamos estar discutiendo es si es buena o no, si no que el producto no debería dejar lugar a dudas, pues lo siento, soy un ferviente creyente de que Batman y Superman, si reciben una cinta en la que dices “pues no es mala”, ya fallo, pues no merecerían nada menos que un unánime “es excelente, perfecta”, y lo siento pero, gran parte del universo cinematográfico DC (se salvan WW, Shazam y un poquito Aquaman, las de Superman son de antes de que planearan que todo estuviera unido, así que no las cuento) es terriblemente fallido, mal pensado y mal desarrollado (juro no lo quisiera, yo quiero/necesito que sean fabulosas, por eso me quejo), lo que hace ver a “Spice World” como “La Lista de Schindler”.

Warner ha dicho que este corte no es canon y no le veremos continuación (aunque ya veo a los fans exigiendo una segunda parte de ocho horas…) así que, por el momento, deposito mi fe en “The Batman”, rogando que Battinson le de un buen lugar al hombre murciélago en este universo separado, y Warner logre seguir amasando películas dignas de la marca DC

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s