Review de “Los Trapos Sucios se Lavan en Casa”

Hoy voy a escribir algo que normalmente no haría, pero una película como esta, me parece que es la primera que se gana el honor de que lo haga… Si quieren ahorrarse todo el texto, les voy a hacer un pequeño resumen de lo que dice en general…

No vayan a ver esta basura de película.

Este remake de “Chance: Los Trapos Sucios se Lavan en Casa” (fabulosa película panameña), es un insulto total no solo al material original, si no a la inteligencia del espectador, traduciendo una película que originalmente maneja el tema de la desigualdad social, clasismo y racismo, a través del secuestro de una familia adinerada por parte de las muchachas del servicio, las cuales son tratadas diario como basura, con un muy inteligente humor negro combinado con crítica social, ese tipo de humor que sabes que te estas riendo de una situación de la que tal vez no deberías, para, en su versión mexicana, convertir a sus personajes, en especial al padre (interpretado por Arath de la Torre, en su versión original por Francisco Gattorno), en nada menos que un payaso exagerado.

Lupita y Toña trabajan como sirvientas en la casa de los Ruíz Palacios, donde el padre es político aspirante, “gran” candidato de su partido, mientras que su esposa (la cantante Lisset, que debería seguir dedicándose a eso, porque eso si lo hace muy bien) se dedica a darse la gran vida a costa del dinero de su padre, eso sí, siempre con la actitud mas prepotente del mundo. Sus hijos son un par de gemelas adolescentes que solo piensan en operarse y drogarse, y un pequeño niño, el cual es técnicamente criado por Lupita y Toña.

Cuando se disponen a celebrar el 15 de septiembre en Las Vegas, Lupita y Toña están ya muy molestas por que sus patrones hacen oídos sordos cada vez que les exigen el pago de sus quincenas atrasadas, además de la continua falta de respeto a sus personas (descaradamente llamándolas “pinches gatas” o peor), por lo que deciden secuestrarlos, y no dejarlos libres hasta que les paguen un millón de pesos, obviamente, este tenso momento se convierte en un momento de descubrimiento, especialmente para la madre, ya que muchos secretos salen a la luz.

En lugar de tratar el tema con cierto grado de preocupación, bien mezclado con su dosis de humor negro, el director Diego Muñoz decidió “satirizar y ridiculizar” el tema, haciendo uso exagerado de lo que precisamente intenta denunciar, lo que parece mas bien terminar enalteciéndolo, en lugar de criticarlo… como si cada vez que profanaran una grosería a una de las muchachas, le provocara un extraño placer.

Tal pareciera que, al intentar pelear con estereotipos, reproducirlos y exagerarlos le pareciera lo mas adecuado, y no solo hablando de la servidumbre de la ostentosa casa, si no también de la familia, que, en ninguno de los dos casos, necesitaba ser tan exageradamente ridiculizado, por lo que, sumando la presencia de Arath, se siente como estar viendo un programa de la barra de comedia de Televisa, pero aún más malo. La comedia puede ser un gran medio para la critica social, siempre y cuando, sepas manejarlo.

Pudiera seguir escribiendo, pero no hay algo que se salve de este horror de película por lo que les urgiría, que en verdad la eviten para no provocarse molestias, mejor, vean la versión original, la cual maneja todos los temas que les he platicado con muchísimo decoro y seriedad, sin esto significar, que sea una historia mucho menos divertida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s