Review de “En El Barrio”

Vaya que con todo este asunto de la pandemia ya nos hacía falta una película como “En El Barrio” … divertida, enorme, vistosa, que nos haga recordar lo que se siente la cercanía con la gente, con la familia y nuestra comunidad, y para agregarle muchos puntos extras… musical. Basada en el guion teatral multi-premiado de Lin-Manuel Miranda (si, esta es la que lo puso en el interés público, no Hamilton) te da la bienvenida de vuelta al cine de tu barrio con los brazos abiertos, de una manera bastante vistosa.

Comenzando la historia, nuestro protagonista, Usnavi de la Vega (Anthony Ramos), un huérfano inmigrante de la Republica Dominicana, comienza contando a algunos niños sobre su barrio, en el cual, “las calles estaban hechas de música”, mientras les explica que significa “Sueñito”, el cómo conoció al amor de su vida, la familia formada de la gente vecina, y el como tuvieron que unirse para evitar que su barrio dejara de existir.  Dirigida por Jon Chu (Crazy Rich Asians) y escrita por Quiara Alegría Hudes y Lin-Manuel, tenemos una interesante combinación de rap, hip-hop (que ya son una marca de Miranda) combinados con toda clase de ritmos latinos, todo bien revuelto y enfrascado en el tono musical de Broadway, con una muy interesante propuesta visual, y que le dice a algunos musicales fallidos (si Cats, te estoy viendo a ti) ¡Así es como se traduce un musical a la pantalla grande! Convirtiendo así las calles, los departamentos y hasta las escaleras de emergencia de algunos de los edificios pobres de Nueva York en un espectáculo y una fiesta a la que todos están invitados (y no me hagan hablar de la coreografía de la canción “96,000” en la alberca publica, que es uno de los mejores espectáculos de hace tiempo). Hay que contenerse para no levantarse a bailar a mitad de la sala del cine. La ideología presentada por el musical siempre debió estar considerada para ser mostrada sin límites en una pantalla grande.

Poco a poco, conforme avanza la historia, vemos que el tan nombrado “Sueñito” no es solamente un anhelo de Usnavi de regresar a Republica Dominicana a hacerse cargo del que solía ser el negocio de su padre, o el de conquistar a quien siempre ha sido el amor de su vida, la hermosa Vanessa (Melissa Barrera), quien también tiene el “Sueñito” de ser diseñadora de modas, o ladies Daniela (Daphne Rubin-Vega), Carla (Stephanie Beatriz) y Cuca (Dascha Polanco), quienes buscan cambiar de suerte en un nuevo barrio con su salón de belleza. También el de Nina (Leslie Grace) quien quiere recuperar su identidad después de sentir que ha fracasado en una universidad dominaba por gente blanca, y su exnovio Benny (Corey Hawkins) quien quisiera nunca apartarse de su vida y siempre darle lo mejor… el sueño de la comunidad latina en Estados Unidos de tener una mejor vida, “dreamers”, indocumentados y residentes por igual.

Todos estos personajes (y muchos otros) son los que brindan color a este paisaje, liderado por la matriarca del lugar, la “Abuela Claudia” (Olga Merediz), hija de una inmigrante cubana que se dedico a limpiar casas para poder darle una mejor vida en este país, y de quien aprendió su frase mas importante “paciencia y fe” (misma que se repite a si misma cada vez que compra su boleto de la lotería).  Es así como esta película se convierte en un estandarte y una declaración de los latinos en Estados Unidos, un grito de dignidad que intenta decirle, desde a los ciudadanos americanos, hasta las más altas clases políticas sociales “¡Aquí estamos, no somos invisibles!”, y aunque para nosotros, de este lado del “muro”, pudiera sentirse como un tema ajena, es interesante comprender y adentrarse dentro de esta lucha diaria de esta gente que, en muchos casos, ha tenido que abandonar todo para intentar salir adelante.

Eso sí, tengo que ponerle un pero (no quisiera, pero tengo que…) dos horas y media de duración es DEMASIADO para un musical en cine (en teatro esta bien, que dure más, pero no en cine), ese es un punto en el que pudo ser más concisa la cinta.

Déjense llevar con este bonito viaje al ritmo de “Carnaval de Barrio”, “No me Diga “o cualquiera de las demás canciones que componen este entretenido y carismático musical, que, a partir de esta semana, también se encargara de gritar “¡Hey, aquí estoy!” en todas las carteleras del país.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s