Review de “Snake Eyes”

Cuando uno ve tráilers de películas como G.I. Joe, uno se espera una película divertida, llena de acción y tan ridícula que sea muy entretenida… Ahora, si te dicen que vas a ver la historia origen de un de sus miembros más famosos y cool (vamos ¿un soldado ninja mudo con traje increíble, del que no sabemos nada de su pasado, ni siquiera su nombre, y que tiene por mascota un lobo? Si, por favor) pues tienes que estar esperando algo super increíble ¿no? Pues esta entrega solo logra serlo a ratos, como cuando nuestro personaje tiene que enfrentarse a un ejército de asesinos Yakuza y termina en un camión lleno de espadas clavadas por todos lados , pero en su gran mayoría, se siente como una colección de clichés retomados de la caricatura de los ochenta, eso, cuando no parece que estamos viendo un “dorama”, cosa que ningún fan del cine de acción o de los Joe tendría en mente al entrar a verla.

La historia comienza cuando Snake Eyes y su padre (Steven Allerick) se están escondiendo en una remota cabaña, pues alguien los persigue. Durante la noche, el pequeño Snakecito se ve obligado a escapar después de que el asesino (Samuel Finzi), con toda la pinta de malvado terrorista, los encontrara, asesinado a su padre, dejando al pequeño huérfano y sin hogar, pero peor aún, sin nombrey con sed de venganza. Snake Eyes (Henry Golding) vive solamente pensando en la venganza, y el camino que va forjando, lo lleva a conocer a Tommy Arashikage (Andrew Koji), a quien le salva la vida par descubrir que es el heredero principal de clan ninja Arashikage, en el cual entrenará de ahora en adelante, teniendo que pasar varias pruebas, en las que debe probar su resistencia, su coraje, demostrar que tiene un corazón puro ante… unas… víboras gigantes y proteger una… piedra mágica que lanza fuego… y aunque podría decir que todo esto que podría ser una gran fórmula para una película ridículamente entretenida, es de esas en las que te la pasas preguntando ¿y cuando va a pasar algo?

Siempre he creído que este es el resultado que obtienes cuando no respetas la mitología de un personaje solamente por que crees que puedes hacerlo mejor (y obviamente para hacer lucir al señor Golding) , cuando estas frente a un antihéroe duro, silencioso, de esos que pueden no ocupar mucho protagonismo en su equipo, pero cuando lo hacen, sabes que estas ante uno de los momentos mas emocionantes… en pocas palabras, con Snake Eyes, menos es más, alejado de la idea del resto de sus compañeros, super heroicos, protagonistas y escandalosos.

El director y sus guionistas como que nunca se pudieron poder de acuerdo en si su personaje es bueno o malo ¿es acaso este el que se convertirá en uno de los mejores Joes de la historia? ¿será que l lealtad no es importante para el y traicionará a Tommy para obtener información sobre el asesino de su padre? Ninguna de esas preguntas es realmente el problema, el problema es que la película se esfuerza demasiado en querer contestar una pregunta que absolutamente nadie preguntó, pero, además, de una manera exageradamente sobre producida… ¿de dónde viene Snake Eyes? Demasiado pulida para ser interesante, demasiado blanda para ser un éxito de verano.

Podría seguir y seguir con los problemas que hacen de Snake Eyes un ladrillo, pero siento que es revolcarme en lo mismo durante un buen rato, pero les puedo decir que es una película diseñada para solo intentar vender nuevas figuras de acción, y no pasa de ser una cinta para ver cuando no tengas absolutamente nada mas que hacer, y me parece triste que lo más positivo que podría sacar de todo este asunto es el decir “Bueno, al menos lo intentaron”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s