Review de “Shang Chi y la Leyenda de los Diez Anillos”

No cabe la menor duda que la línea de ensamblaje del universo Marvel consta de un poder inmenso, capaces de llenar sus proyectos de muchas capas para dar increíble profundidad a sus historias y personajes, brindarnos un gran espectáculo visual, plagado de grandes actuaciones y para completar, se dan el gusto de mostrarnos hasta interacciones familiares complicadas. De este estilo tenemos “Thor: Ragnarok”, “Guardianes de la Galaxia” y “Black Panther. Pues ahora podemos agregar una cinta más a esa categoría con “Shang Chi”, dirigida por Daniel Cretton, película que brilla con luz propia, llena de mucho corazón, de la que muchos “intentos” de “cintas de superhéroes” deberían tomar muchas notas.

Simu Liu es Shang Chi, miembro de una familia rota, que, desde la muerte de su madre, solo se ha dedicado a pelear. Esta dinámica de familia disfuncional, se presenta como algo mucho mas poderoso que los diez anillos que dotan a su padre Xu Wenwu (Tony Leung), de un inmenso poder, quien ha vivido ya mas de mil años, creador de la sociedad secreta de “Los Diez Anillos”, misma que ha destruido imperios y desencadenado una enorme cantidad de eventos por todo el mundo. Pero durante un tiempo, Wenwu dejo de lado esas practicas de conquistador cuando se enamoró de Jiang Li (Fala Chen), y durante un tiempo, hubo paz. Pero cuando su esposa muere, el monstruo dentro de Wenwu vuelve, mucho peor que antes, debido al dolor de perder al amor de su vida. Dedica su tiempo a convertir a Shang en un asesino, mientras que ignora completamente a su hija Xialing (Meng’er Zhang). Después de no soportar más, Shang decide escapar, dejando a lo que queda de su rota familia detrás.

Años después, vemos a “Shaun”, ir al trabajo junto a su amiga Katy (Awkwafina) en San Francisco, cuando de pronto, son atacados por un grupo de villanos que desean apoderarse del collar de Shaun, quien, extrañamente, no es nada mas que un tímido “valet parking”. Para sorpresa de Katy (y todos en el camión) Shaun muestra unas increíbles y sobrehumanas habilidades de pelea, convirtiendo este rutinario viaje, en un increíble ballet de golpes y patadas, revelando al héroe escondido (eso sí, con los siempre bien recibidos y muy bien sincronizados momentos simpáticos que nos permiten romper tensión en los momentos justos). Shang Chi esta presente (MUY presente) a partir de hoy, en el MCU.

Uno de los mas grandes aciertos de esta cinta, es el casting de Tony Leung como Wenwu, el centro de poder de la misma. Capaz de conmovernos con grandes romances como alguna vez le vimos en “In The Mood For Love”, es también capaz de destruir ejércitos enteros, criar a sus hijos y formar un hogar mientras resiste la imperiosa necesidad de destruir todo a su paso por culpa del dolor, haciendo que su presencia y fuerza, vayan mas allá de los diez anillos azules que lo dotan de grandes poderes. ¿Pueden imaginarse que pasaría con un personaje como ese, cuando comienza a escuchar la voz de su difunta esposa, pidiéndole la libere de la cueva “donde la tienen cautiva? Wenwu se convierte en un villano, un tirano tipo Darth Vader, dispuesto a destruir el lugar de nacimiento de su esposa, conocido como Ta Lo, cuando todos los demás saben, incluidos sus hijos, que lo que se oculta detrás de tan protegida puerta de piedra, es todo menos su adorada esposa. Pasión y duelo, combinadas con un inmenso poder, son muy mala combinación.

A la hora de la coreografía de batalla (pongan mucha atención a la manera de manejar la cámara que nos muestran durante la pelea en un andamio gigantesco, al costado de un edificio, esta de no creeerse), Cretton nos regala, escena tras escena, grandes momentos, siempre impulsados por la necesidad de estos hermanos de hacer entrar a su padre en razón, con la esperanza, de algún día recuperar al amoroso padre que perdieron hace tantos años. Ya con eso, tenemos personajes y una historia, con una dimensión fabulosa, una aventura muy entretenida, todo complementado, con la siempre bienvenida presencia de Michelle Yeoh, que siempre nos regala esta impresionante mística, filosofía y sabiduría oriental, la justa y necesaria cereza del pastel.

El personaje de Awkwafina, Katy, aún sin super poderes, pero con su gran capacidad de comedia, complementado con esa fabulosa relación platónica romántico/amistosa que tiene con Shang, dotan al guion de una ligereza vital, que permite mantener niveles entre las diferentes escenas de batalla. Definitivamente quiero saber que viene para su personaje más adelante.

Y hablando de Shang, Simu Liu, se maneja increíblemente como héroe de acción, con un carisma, además de ciertas expresiones, que en varios momentos me recordaron a Jackie Chan en varias de sus películas, llenando la pantalla en cada escena en la que se encuentra. Su personaje tiene mucho futuro dentro del Universo Marvel en esta cuarta fase.

Si en algún momento escucharon o leyeron que el CEO de Disney, Bob Chapek, llamó a “Shang Chi” un “interesante experimento”, borren completamente esas palabras de su cabeza antes de entrar a verla, ya que eso le otorga un nada meritorio estatus secundario. Shang Chi, es por merito propio, un triunfo, repleto de grandes ideas, desde las mas pequeñas, como los guiños que estas cintas siempre hacen entre ellas, hasta las mas grandes, como una gran representación de la cultura China.

No, Shang Chi no es un experimento, es la muestra de que Marvel sabe hacer muy bien las cosas, y de que aún, nos quedan de ellos muy grandes sorpresas.

P.D: Se que como buenos fans de Marvel, no necesito decírselos pero nunca esta de más… recuerden quedarse al final para ver dos escenas post créditos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s