Review de “Escape Room 2: Reto Mortal”

Escape Room, en su primera entrega, se nos presenta como especia de “Saw light para adolescentes”, una película sobre un grupo de personas que son forzadas dentro de los famosos “cuartos de escape”, pero que, a diferencia de aquellos a los que entramos por puro entretenimiento, estos están plagados de trampas mortales, en el que solo uno podrá salir vivo. Ahora, nos llega la secuela “Escape Room 2: Reto Mortal” (o por su nombre en inglés “Contest of Champions”, título que yo habría guardado para una tercera o cuarta entrega mínimo”) mismo en el que regresan Zoey (Taylor Russell) y Ben (Logan Miller) sobrevivientes de la entrega anterior, en una competencia mucho mas peligrosa, rodeados de gente que ya vivieron esa pesadilla, renuentes a tener que volver a pasar por lo mismo.

Zoey y Ben, ahora sufren de una especie de desorden de stress post traumático, viendo pistas en todos lados, sintiendo siempre su libertad y su seguridad amenazadas, por lo que deciden seguir las pistas y buscar el origen de la temible compañía Minos, creadores de los mortales juegos, lo que los lleva directamente a Nueva York y a una nueva trampa, dando así comienzo, al torneo de campeones. Una secuela que nos trae todo lo que esperamos de lo que fue una bastante entretenida primera parte.

Zoey y su nuevo equipo de juegos, intentarán ponerse un paso delante de Minos para descubrir sus verdaderas intenciones, así como poder detenerlos para siempre (creo todos sabemos como acabará eso) ya que en verdad han decidido hacer mucho mas complejo su juego y su funcionamiento, ya que pensar o moverte lento, podría significar nada menos que la muerte. Y es ese “podría” lo que da gran sabor la tensión, ya que no sabemos lo que irá sucediendo mas adelante… e intentar tomar atajos… bueno, ese es un terrible error.

La ahora ya serie de “Escape Room” (porque es seguro, tendremos más secuelas), son películas zonzas, entretenidas, que saben lo que proponen y no pretenden más, nos hacen pasar un rato entretenido viendo a un grupo de personas ser tratadas como menos que ratones de laboratorio en un juego mucho mas grande de lo que podrían imaginarse. El segundero nunca se detiene y las trampas no perdonan a nadie, y la ansiedad que transmiten es fabulosa para pasar un rato palomero, en lo que promete ser una larga franquicia, y de cintas como esta, no pedimos nada más.

Una cinta que avanza buen ritmo para nunca le pierdas el interés, con estas trampas tan impersonales que ponen a prueba la capacidad de error de sus participantes, plagadas de la sensación de tensión necesarias para una película de no mas de hora y media. Y les aseguro, si se entretuvieron con la primera, esta los va a dejar queriendo saber más.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s