Review de “CODA: Señales del Corazón”

Al conocer la premisa de CODA, de la directora Sian Heder, sería sencillo pensar que estamos frente a una historia que hemos visto infinidad de veces, pues vamos, estamos frente a un “coming of age”cálido, que sigue los pasos de una chica talentosa (un pez grande en un lago pequeño) de clase modesta, cuyos sueño es estudiar canto en la gran ciudad. Para impulsar su sueño tenemos al maestro idealista, así como la inspiración de su crush… montajes de escenas durante las canciones, el reto de la audición final y obviamente, la familia que se rehúsa a soltar a su pequeña al mundo, especialmente cuando no entienden sus ambiciones, pues tanto sus padres como su hermano, son sordos ¿y puede significar para ellos el canto? Si, fácilmente puede pensarse en CODA como una película de formula, pero bien puede que el resultado final te sorprenda.

Y no es que todos estos movimientos de librito para películas “feel-good” no estén incluidos, créeme, lo están, pero es cierto giro que tiene la historia, que se posiciona dentro de un escenario nuevo, lleno de un cariño muy localizado que nos entrega una cinta con muchísimo corazón al seguir los pasos de Ruby (interpretada por Emilia Jones y su privilegiada voz) una CODA (Child Of Deaf Adult – Hijo de Adulto Sordo) quien tiene que lidiar con descubrir su propia identidad, sus pasiones, así como sus expectativas familiares, cuando, durante toda su vida, ha sido ella el bastón que usan para solucionar sus problemas, lo que la lleva a intentar reconciliar estas situaciones sin que los sentimientos de nadie salgan heridos, incluyendo los suyos.

¿En donde viene el tema de que CODA no es algo completamente nuevo? En que es una adaptación de la bellísima cinta francesa “La Familia Bélier”, pero ¿en que logra dar un paso adelante a su predecesora? En el cast. Cuando la original es algo que a mi me parece insuperable como producto final, ahora es importante el espacio que se da a actores con “habilidades diferentes”, y en esta ocasión, tanto los padres como el hermano de Ruby, son interpretados por actores sordos (en la original, solo el hermano lo era, interpretado por Luca Gelberg), brindándonos ahora el placer de ver a la ganadora del Oscar por Mejor Actriz Principal de 1986 (Children of a Lesser God), Marleen Matlin, única mujer sorda que ha ganado uno, además de Troy Kotsu y Daniel Durant, quienes imprimen autenticidad a la cinta.

Ruby tiene 17 años, se levanta todos los días mucho antes de que amanezca para ayudar a su familia su padre (Kotsur), su madre (Matlin) y su hermano (Durant) en su bote pesquero, para después salir corriendo ala escuela, en una vida bastante rutinaria, además de ser la interprete de sus padres para todo, desde negocios hasta penosas citas médicas. Todo esto termina siendo una tarea extenuante, sin importar que tan sencillo lo quiera ella hacer sentir, y todo esto, la han convertido en una mujer mucho mas madura que de su edad. Nada de esto pudiera parecer por momentos cosa justa para ella (quien quiere saber todos y cada uno de los detalles de la vida de sus padres, desde enfermedades hasta vida sexual) en un mundo que puede ser muy cruel con aquellos que son distintos, convirtiéndola en instintiva protectora, y poniéndolos a ellos siempre como prioridad, aún antes de ella misma. Pero el unirse al coro y descubrir si propia pasión, su mundo será sacudido cuando a sus habituales tareas, sume horarios de practica de canto, así como tiempo para ver a su nuevo interés romántico Miles (Ferdia Walsh-Peelo, de “Sing Street”), las cosas deberán empezar a encontrar su cauce, aunque este no vaya a ser sencillo.

Ahora el pero de la cinta… en esta versión, el profesor de canto de Ruby esta interpretado por Eugenio Derbez, quien parece no poder quitarse, por mas que lo intente, el sonsonete de personaje de programa de comedia, cualquiera en el que el haya participado, siempre artificial, en lo que es una cinta dramática, además de plagado de diálogos que pretenden ser profundos, sin lograrlo en una sola ocasión, cosa que no combina con la honestidad sentimental de la película, aunque a fin de cuentas, no termine siendo un personaje determinante dentro del desarrollo.

CODA es una hermosa cinta acerca de las batallas lidiadas a diario, así como de las decisiones que a veces debemos tomar sin importar que tanto afecten nuestro entorno. Será especial para todos aquellos que no hayan tenido de ver la versión original hace ya un par de años (y que trae las inevitables comparaciones), pero en especial, intentará hacernos entender, que el amor, es el verdadero idioma universal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s