Review de «Duna»

Hay proyectos que pondrían a temblar a más de uno por la cantidad de complicaciones que pudieron presentar intentos y producciones anteriores para llevar la historia a la pantalla grande, y sin duda, la novela de ciencia ficción “Duna”, del escritor Frank Herbert, la cual siempre fue considerada “imposible de filmar” (y si no, pregúntenle a Jodorwsky), siendo finalmente David Lynch quien pudiera hacer la primera adaptación en 1984 (que por cierto es péeeeesima, pero tiene ese  “je ne sais quoi” que la convirtió en un clásico de culto, infaltable en cualquier colección) y después en una miniserie/continuación del Sci-Fi Channel  por allá del año 2000. Ambas, por mucho esfuerzo y pasión con que hayan sido hechas, fallan al momento de capturar la esencia de la épica espiritual/política de Herbert… así que ahora toca el turno a la versión de Villeneuve.

El director, sus co-escritores, Jon Spaihts y Eric Roth, junto a la productora Legendary Pictures, tomaron la acertada decisión de dividir la historia en dos entregas, por lo que, lo que podrán ver a patir de este fin de semana, es solamente la primera parte, decisión que permite explorar mas a fondo los eventos ocurridos durante la historia, permitir que personajes secundarios se puedan desarrollar mejor, y si, ser mucho mas fieles a la visión del trabajo de Herbert.

Duna se desarrolla en un futuro muy lejano, donde la humanidad ha mutado en cuanto a creencias espirituales y avanzado en cuestiones científicas. De nuestra conocida Tierra no tenemos indicios ¿existe aún? Quien sabe y realmente no importa. La familia Atreides, regidores de Caladan, donde el Duque Leto Atreides, padre de Paul, nuestro protagonista, recibe la orden del Emperador para tomar posesión y control de Arrakis, quien ha estado asolado bajo el mando de los Harkonnen. La idea es que sean ellos quienes tomen control de la producción de la “especia”, la cual solo se consigue de la arena de los desérticos paisajes del planeta. Esta especia es única, no se consigue en ningún otro lado, y es muy cotizada, debido a que, con ella, es posible realizar viajes interestelares, alargar la vida, y para las Bene Gesserit, una organización pseudorreligiosa de mujeres científicas, monjas y teólogas, que han usado la modificación genética, interferencias político-galácticas e ingeniería religiosa para hacerse de poder en el universo, mientras encuentran a su elegido, Kwisatz Haderach, a despertar habilidades latentes. Este movimiento, después se descubre es solamente para destruir a la casa Atreides, ya que representan una amenaza para su mandato, debido a su creciente influencia.  

La visión de Villeneuve es arriesgada, pero pudiera resultar un acierto a largo plazo. Duna, en esta primera parte, es una cinta lenta, a la que es obvio entrar pensando que veremos una cinta de acción, pero el verdadero propósito de esta entrega, es simplemente presentarnos el planteamiento de la historia (y estamos hablando de un planteamiento de dos horas y media, así que imagínense), par mi gusto, algo que funciona, siempre y cuando estés consciente de lo que vas a entrar a ver, ya que se ocupa poco menos dela mitad del libro. Eso sí, con una fotografía y una presentación visual, impecable (cortesía del fotógrafo Greig Fraser, el editor Joe Walker, y la encargada del diseño de producción Patrice Vermette) … suficiente para relamerse los labios frente a una pantalla IMAX, brindando, para quienes disfruten una experiencia así, algo muy agradable. Para quien no, o para aquellos puristas que necesitan tener todo como su cabeza les dita tendría que ser, sin considerar las adaptaciones necesarias, si puede ser un tanto una tortura. Hay mucho mas de esta historia, y prefiero esperar a verla como un todo, antes de solo juzgar la mitad del producto. Duna es una obra tan influyente desde hace tantos años, que se le debe prestar la atención debida, tanto para bien como para mal, sin importar si te consideras fan de la ciencia ficción.

El cast, plagado de grandes estrellas, tienen un gran desempeño, comenzando con Oscar Isaac como Leto Atreides, impresionante visión de un Duque regente, imponente, decidido, con Jason Momoa detrás como Duncan Idaho, el guerrero del reino, que si bien ya tiene encasillado en ese tipo de papeles a Momoa, es para eso que realmente lo queremos y necesitamos en pantalla… Rebecca Ferguson, Timothée Chalamet, Zendaya, Stellan Skarsgård como el villano Barón Harkonnen … todos manejan su papel de manera adecuada, pero con miras a poder desarrollarlo y darle más dimensión para la siguiente entrega, por lo que las posibilidades de crecimiento aún están latentes.

Duna es una experiencia personal, difícil de calificar bajo una perspectiva propia, encantara a unos mientras otros la odiarán, pero que, de cualquier manera, debe verse en pantalla grande, y si es en una pantalla IMAX, créanme, será mil veces mejor.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s