Review de “The King’s Man”

En una historia de origen para las películas que tenemos de Kingsman, llega “The King’sMan”, en la u conoceremos al duque Orlando Oxford (Ralph Fiennes), un extremo pacifista, y a su hijo Conrad (Harris Dickinson), apoyados por el valet del duque, Shola (Djimon Hounsou) y la nana Polly (Gemma Arterton), quienes se ven inmersos en el conflicto de la Primera Guerra Mundial, la cual resulta ser una maquinación malévola de un villano misterioso, quien cuenta con el apoyo de villanos con grandes conexiones en sus gobiernos, como son Grigori Rasputin (un siempre fabuloso Rhys Ifans) y la siempre seductora y mortal Mata Hari (Valerie Pachner). Mientras que Orlando hará todo lo posible por mantener a su hijo lejos del peligro, este esta mas que deseoso a servir a su país, por lo que comenzaran a suscitarse alianzas y métodos, no solo para mantener a Conrad a salvo, si no para encontrar solución pronta al conflicto… y pues podemos ver a donde nos llevará eso eventualmente.

Definitivamente esta precuela es una cinta que se aferro a la vida con las uñas, ya que su creación comenzó a tomar forma cuando 20th Century Fox aún existía como tal, y Kingsman, se perfilaba para ser su nueva gran franquicia… hasta que llego la compra por parte de Disney, convirtiéndolos en 20th Century Studios, por lo que de pronto, una saga hiperviolenta, profana y clasificada “R”(que además de tener esta precuela, grabaría al mismo tiempo la tercera parte de su historia original), parecía no tener más un lugar.

¿Qué es lo principal que llamo mi atención con esta cinta? El hecho de que, a pesar de ser parte de una historia conocida, que cuenta con un muy particular sello en su cinematografía, decide alejarse un poco de ese estilo, y nos cuenta un relato sobre la Primera Guerra, sin tomarse realmente a si misma tan en serio, además, de regresarnos el honor de ver a Ralph Fiennes en una cinta de acción de haberse alejado abruptamente de ellas tras el rotundo fracaso que le significó en 1998 “Los Vengadores” (nada que ver con Marvel), demostrándonos que aún tiene lo que se necesita, y con la esperanza de poder ver más de esta tan elegante agencia a través del tiempo (si, quédense a ver la escena post-creditos).

El cast secundario ayuda mucho a lograr que esta sea una película que vale la pena, comenzando con Tom Hollander (Hollander, no, no Holland) quien nos regala una fabulosa actuación en tres papeles diferentes, interpretando a uno de los tríos de primos mas poderosos de la historia, al Rey George de Inglaterra, al Kaiser Willhelm, emperador de Alemania y Rey de Prusia, y al Zar Nicholas II de Rusia, quienes por meros resentimientos personales, dieron pie a uno de los mas grandes conflictos de la humanidad. Además, tenemos al también siempre imponente Charles Dance como Lord Kitchener, mentor de Lord Oxford, así como un cameo de Aaron Taylor-Johnson, a quien espero ver en la siguiente entrega. Como siempre, la música siempre es un factor importante, merito que pertenece a Matthew Margerson y Dominic Lewis. Una vez más, un gran trabajo de dirección, y de unir todos estos elementos en uno, del director Matthew Vaughn, sin quien este universo no podría existir.

Tal ves si un poco mas seria, mucho mas de detectives y guerra, así como bastante mas emocional que sus predecesoras, pero, una gran adición a la mitología de “Kingsman”, la cual espero pueda traernos, en un futuro, muchas mas entregas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.