Review de “Pil, Princesa Cero Fresa”

De pronto ya no es tan fácil sorprenderse cuando uno va al cine. Si, podemos ver grandes películas, pero salir con esa sensación de “esto simplemente no me lo esperaba”, es cosa que cuando sucede, hay que atesorarlo, y eso me sucedió ahora con “Pil, Princesa Cero Fresa” (que eso sí, tiene un título horrible, pudiendo llamarse simplemente “Pil”) animación francesa, misma que rara vez puede competir con los grandes estudios como Disney, Pixar, o Dreamworks, pero en esta ocasión, TAT Productions, da prueba fehaciente de ponerse en camino, gracias no solo a una bonita animación, si no a una historia divertida, entrañable y cálida, y eso que estamos hablando de apenas el tercer filme del estudio.

Escrita y dirigida por Julien Fournet, las aventuras de Pil, se convierten desde un inicio en una experiencia inmersiva que nos llega de regreso a la Edad Media, en una manera que se vuelve a tractiva tanto para niños como adultos, tratando, de formas muy entretenidas, temas como la solidaridad, la exclusión, la superación, pero, sobre todo, la importancia de la familia, sin importar que esta no este relacionada por sangre.

Pil es una chica huérfana que vive en las calles. Es intrépida, astuta e ingeniosa, y ha aprendido a sobrevivir sola en las calles de Roca Neblinosa, con nada más que la compañía de sus tres comadrejas. Mientras tanto, en el castillo, el regente Julian, ha puesto en marca un malévolo plan para no entregar el trono al príncipe Roland, quien esta por cumplir la mayoría de edad. La idea original, era envenenarlo, pero gracias a las metiches manos de Pil y compañía, el veneno se deforma en una pócima mágica que termina convirtiendo a Roland en un Galligato (mitad gallina, mitad gato). Esto obligará a Pil a embarcarse en una aventura (mientras se hace pasar por princesa) acompañada por el guardia Grobar (cuyo sueño es convertirse en caballero), el bufón Rigolín y su increíblemente divertida marioneta “Sr. Cabezón”, Galligato y las comadrejas para encontrar a la Hechicera, madrina de Julian, y que fue desterrada por traición suya. Este viaje cambiará sus vidas por completo y los unirá con lazos irrompibles.

Julien Fournet comprende lo que una gran aventura animada debe brindarnos, y “Pil” se siente como un producto realmente maduro para un estudio de animación relativamente joven. La acción es fluida y el ritmo permite que la misma, por momentos, nos provoque aguantar el aliento, gracias a sus escenas heroicas, fuerzas ocultas, su villano malvado, y el enorme corazón que le da vida, aderezado con grandes momentos de comedia. Además, de que me ha hecho temerles a los unicornios de ahora en adelante.

Pil puede y debe ser considerada como un éxito artístico (para un estudio francés, claro está) y esperamos que TAT Productions pueda continuar enfocado en crear historias de calidad que podamos seguir disfrutando con toda la familia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.